Se ha producido un error en este gadget.

¡¡¡TEQUILA!!!








 

MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com


Por Brennan



"Hace tres semanas Booth me pidió una oportunidad, pero yo no soy una jugadora, yo soy solo una científica, sin embargo por primera vez siento que esa palabra no me llena. El aposto por nosotros dos, quiso ser un jugador y termino perdiendo todo. Aunque ahora siento que yo perdí más. Pues desde entonces todo entre nosotros ha cambiado. Poco a poco se ha alejado, si bien acepto que siguiéramos trabajando juntos, desde entonces ha remarcado aquella línea que hace mucho nos separa. Y ahora me pregunto si hice bien."


- Bueno chicos, por fin resolvimos este desafortunado caso – dijo Cam, apagando el ordenador – Gracias Dra. Catherine por su ayuda.


- De nada Cam, fue un gran honor haber trabajado con tu equipo – dijo la mujer que había contribuido con el cambio de Booth. Ya que desde el principio se mostro interesada en el, ayer cuando todos los demás nos quedamos trabajando hasta tarde. Ellos dos se fueron a tomar una copa. "Pero eso no me importa, el tiene derecho de estar con quien quiera, de buscar como él dice a la mujer que se pueda comprometer 30, 40 o 50 años"


- Cariño, ¿Qué te parece si vamos a tomar un copa?, para relajarnos un poco – me pregunto Ange


- No lo sé, quisiera terminar de analizar…


- No, Brennan, tú te vienes conmigo, vamos Cam, tu también estas invitada.


- Me parece buena idea Dra. Brennan, hay que divertirnos un rato – dijo Cam aceptando la invitación de Angela.


- Y ¿Qué? Nosotros no estamos invitados – dijo Hodgins, refiriéndose a él, Booth y Catherine.


- Eso si quieren venir con nosotros – contesté, percatándome de la mirada divertida de Ange, sin saber muy bien a que venía su gesto.


- Me encantaría salir un rato con ustedes – contesto Catherine – Me imagino que eso es lo que hacen regularmente.


- Exactamente, así que no se diga más, vámonos – contesto rápidamente Booth, al escuchar la respuesta de la Dra.


Hora y media después estábamos en un canta-bar, un lugar poco frecuentado por nosotros.


- Pidamos, mmm TEQUILA!!!!!!!!!!!!!!! – dijo Ange de forma juguetona haciendo un baile extraño.


- Angela, esta bebida se elabora a partir de la fermentación y destilado del jugo extraído del agave, en particular el llamado agave azul por ello su nivel de alcohol es muy elevado y puede causar una fuerte resaca – dije sin poder terminar mi discurso.


- Nada de nada Brennan, tu lo que necesitas es divertirte un poco, desde hace unas semanas te noto diferente. Además de que mañana no trabajamos. – me dijo con un tono de alegría al saber que había ganado.


Así fue como empezamos pidiendo lo que llamaron "caballitos" (vaso tequilero servido con esta bebida acompañado de limón y sal), después de un rato terminamos con la botella en las manos.


Catherine en cambio solo había pedido una "margarita" que a pesar de llevar más de una hora en el lugar, no se había terminado.


Hodgins al igual que Booth, solo tomaron dos "caballitos", ya que pronto entendieron que ellos serían los conductores designados.


Angela, Cam y yo, desde hace mucho habíamos perdido la cuenta de lo que tomábamos.


- ¡¡Cam, Cam, haasta eel foondo!! – gritábamos Ange y yo. Mientras nuestra jefa tomaba su "caballito" llevándolo hasta su boca, para después de unos segundos terminarse el liquido.


- AAAA quema – dijo mientras se reía y chupaba el limón al que ya le había puesto sal – ahoooora le toocca a uuusteeed Dra. Brennan.


- Caam tee recuuuerdo quuuee yaa noo eestamoos enn una reuuuunión fooormal, asssí quuee paraaa tíiii sooyy Breenn – dije arrastrando las palabras, que provocaron una carcajada en mi interlocutora.


- ookk… ookk… Breenn tee toocaa a tiii – me dijo tratando de llenar mi botella, tirando una gran de liquido por su poca puntería.


- ssssaaaluudd


-foondoo, foondoo, foondoo – gritaban ahora Angela y Cam.


Antes de terminar, abrí mis ojos que se encontraron con otros grandes y obscuros ojos marrones que me miraban con atención. Al percatarme de su mirada mi pulso se elevo, acto seguido, comencé a toser tratando de esquivar su mirada.


Por Booth


- Creo que es momento de que me vaya – dijo Catherine, llamando mi atención que hasta ahora había estado puesta en Brennan.


- Ah, ¿Quieres que te lleve?, lo siento ellas no acostumbran estar en ese estado.


- No hay problema, parece que se están divirtiendo. Y no te preocupes Seleey, me puedo ir en taxi.


- Bueno te puedo llevar y luego regresar – pero antes de que me diera una respuesta Angela habló.


- Breenn vaamoos a caantaar!!! – dijo jalándola del brazo. Pensé que ella se negaría, pero cuál sería mi sorpresa cuando ella acepto, al intentar levantarse, a causa de su estado casi se cae, sin pensarlo dos veces, me levante y la agarre antes de que llegara al piso.


- Wow, Booth sieempree eeestaas paaaraa reeescaaatarmeee – me dijo riendo, después se zafó de mis brazos para llevar a Cam consigo y alcanzar a Angela que ya estaba pidiendo la canción.


De repente sentí que alguien tocaba mi hombro así que me gire.


- Booth, creo que lo mejor es que te quedes con la Dra. Brennan, ella te necesita – me dijo Catherine.


- Oye lo siento…


- No hay problema – me dijo con una media sonrisa.


- Adiós


- Hasta pronto Seeley – y se alejo, despidiéndose de Hodgins quien le dijo que pagaría su bebida.


Me gire buscando a Huesos, que junto con las otras dos mujeres estaban en el pequeño escenario esperando que empezara la música.


- ¿Crees que deberíamos bajarlas de ahí? – le pregunte a Hodgins mientras me sentaba a su lado.


- No, hombre, míralas se ven tan contentas – contesto mientras las observaba divertido – solo hay que estar atentos para que no hagan nada que nos pueda sacar del lugar o que infrinjan las leyes del estado.


Me reí de su comentario y observe a las mujeres que no dejaban de reírse.


- Yo noo conoozco esa caanción – dijo Brennan claramente confundida.


- Caariño ¿Quién noo aah escuchaado Piees Descaalzos de Shaakira?


- ¿Quién ees Shaakira? ¿Me tengoo que quiitar loos zaapatos? – dijo Brennan causando la risa de los presentes, pues su micrófono ya estaba encendido.


- Tu solo sigue la letra – le dijo Cam


La pista comenzó a sonar, las primeras en cantar fueron Cam y Angela.


Perteneciste a una raza antigua de pies descalzos


Y de sueños blancos, fuiste polvo, polvo, eres piensa


Que el hierro siempre al calor es blando.


- AAAAAAAA, yaa see, loosss dee piieees deesscalzoos sooon lossss priiimerooos haaabitaaanteees dee laa tierraaa pero su nombre científico es Aus… Austra… Australopithecus queee quiiieeere deeecirrr "simio sudafricano" y see estiiiima su antigüedaad haasta en 4 millooones de años. Adeeemás de que noo llegaaamos del polvoo, como lo diice la religión deee Booth, y eel proceeeso de fuusión del hieerro se daa cuandoo eeel contenidooo een caaarbono es suuuperiooor a un 2% en peeeso y… - dijo dejando a todos callados mientras que la canción seguía tocando.


"Mi Huesos, siempre tan ella" pensé riéndome de la situación. A la que había llevado a todos.


- Breennaan solooo cantaaa – gritaron Cam y Ange.


Pronto siguió el consejo de las chicas, para el coro ya cantaba y saltaba claramente divertida, para el final de la canción, todos cantaban con ellas, Brennan reía y hasta simulaba tener una guitarra en sus manos.


Bajaron del escenario entre aplausos y guiños de hombres, afortunadamente llegaron a las mesa. Por el movimiento y la euforia, disminuyo un poco el efecto del alcohol.


- ¿Qué taal cantamos chicoos? – pregunto Ange.


- Mañana cuando te veas, me dices – le dijo Hodgins, mostrándole su iphone de ultima generación.


- Tee advierto, que sii tee atrevees a publicaar ese videoo, tuu vida en el Jeffersonian seraa un infierno – lo amenazo Cam.


-No sería capaz jefa, este video solo será para deleite de nosotros – aclaro riendo.


- Y Catherine? – pregunto Huesos – creí que te iriaas con eella.


- Bueno no podía dejar a Hodgins solo, cuidandolas – le dije con un enorme sonrisa.


- ¿Y aahora quee hacemos? – volvió a preguntar Huesos con un aire de tranquilidad.


- Pues sigamos tomando – respondió Ange – la nochee aun ees joveen, aasí quue noo empiezes con quee tee quieeres iir.


Sin decir más Brennan se sentó en la mesa de nuevo. Al fondo un chico subió al escenario.


- Esta canción es para aquellos amantes que desean una oportunidad.


Gire mis ojos que observaban a Huesos y los fije en aquel muchacho que con sus palabras atrajo mi atención. Mientras que ella hacía lo mismo.


Pensamientos de Booth y Brennan


El chico comenzó a cantar y un montón de momentos vividos, vinieron la mente de cada uno.

Aquí estoy yo para hacerte reír una vez más

Sus vidas habían cambiado drásticamente desde aquel momento en que se vieron por primera vez, porque aunque lo quieran ocultar esa llamarada que se encendió aquel día no se ah pagado, cada momento de risa fue llegando a la mente de Brennan el día que cantaron Hot Blooded, cada ocurrencia de Booth para hacerla reír. El era la parte que la hacía FELIZ.

Confía en mi deja tus miedos atrás y ya veras

El pasado de cada uno de ellos era doloroso, pero la fortaleza que cada uno tenía se la daba al otro, para así alejar a los fantasmas del pasado. Para Brennan el apoyo de Booth había sido indispensable en todo el proceso de la muerte de su madre, el encontrar a su hermano y padre. Booth sabía que solo junto a Brennan podría lograr aquel balance cósmico que tanto deseaba, aunque el supiera bien que solo por defenderla mataría a quien fuera, para salvarla.

Aquí estoy yo con un beso quemándome los labios es para ti, puede tu vida cambiar déjame entrar

Y no solo era un beso, 5 años después solo habían juntado sus bocas tres veces, aquel primer beso contenía pasión y aventura, un segundo beso con algo de inocencia y dulcera, y el último beso, el más doloroso, al principio cargado de amor pero también de amargura por el rechazo.


Ella no podía lastimarlo porque no creía que fuera la mujer que ese hombre necesitaba. Y él sabía que a pesar de las diferencias ellos podían coexistir en un mismo espacio, pero no ahora.

Aquí estoy yo abriéndote mi corazón llenando tu falta de amor cerrándole el paso al dolor no temas yo te cuidare solo acéptame

Solo era cuestión de decidirse, ¿por que ella no se dejaba llevar? Temperance Brennan era una mujer madura, fuerte y decidida, pero en cuestiones de amor, su cerebro estaba en blanco. Booth era la persona que la había hecho conocer nuevas cosas. Lo que a ella le faltaba era un hombre que la llevara de la mano por los caminos del amor, que hasta ahora desconocía.

Aquí estoy para darte mi fuerza y mi aliento…y ayudarte a pintar mariposas en la oscuridad serán de verdad

No eran mariposas las que Brennan veía, lo que ella veía eran un par de ojos marrones, que ahora estaban dolidos, pero que un día se dejaron llevar por la ilusión por la aventura del amor.

Quiero ser yo quien despierte en ti nuevos sentimientos y te enseña a querer y entregarte otra vez sin medir los abrazos que des........

Solo había una persona que con su tan sola presencia podía hacer que Booth tuviera la fuerza necesaria para salir adelante, pero el quería que aquel confort, estuviera presente todo el día, cada día, cada momento de debilidad. Quería sentir su piel cada noche, sin preocuparse por nada, ni nadie más que ellos.

Le pido a Dios un toque de inspiración para decir lo que tú esperas oír de mí

Como lograr que ella terminara por aceptar la existencia del amor, como hacerla entender que no necesitaba nada más, que tan solo estar a su lado era suficiente. Podría la distancia llevarla al límite de su lógica, para que la hiciera replantearse el Amor.

Dame tus alas las voy a curar y de mi mano te invito a volar….

Pero las alas son una carga, un peso que sentimos en nuestra espalda, que nos impulsan a VOLAR... recodó Booth, sin saber muy bien de donde provenían esas palabras.

Aquí estoy yo abriéndote mi corazón llenando tu falta de amor cerrándole el paso al dolor no temas yo te cuidare solo acéptame.






Por Brennan

- Brenn vamos a brindar por...


- Poor loo quue uustedees llaamaan "Amor" - dije mirando a Booth con mi caballito levantado, invitándolo a que bebiera también, me observo por unos segundos y brindo conmigo.


A lo lejos una mujer cantaba una de esas canciones viejas "Sin él". Yo seguía observando a Booth, era tan perfecto, y ese era el motivo por el cual yo estaba así, el era capaz de atraer a cualquier chica, el ser un macho alfa lo hacia el candidato perfecto, como lo había sido para Catherine...

- Breen, vaaamos al baaaño - pidió Angela, Cam ya estaba parada esperando a que yo las acompañara.

- Pero, no necesito ir

- ¡¡¡¡Andaaa vaamos!!!!! - protesto Angela - ¿Queee haaaces Booth? - grito esta, al ver como él se levantaba con claras intenciones de acompañarme - quédate sentadito, te juro, no más bien te prometo que Brenn regresa viiiva aa esta mesa - le dijo, deteniendolo con una mano mientras que con la otra sostenía la botella de Tequila.

- Por allá no es Dra. Brenn - dijo Cam al darse cuenta que yo ya había empezado a caminar, jalándome hacia el lado contrario. Cuando por fin llegamos a los sanitarios, espere a Cam y Angela en el tocador mientras refrescaba con un poco de agua mi cara. La primera en salir fue Ange pero al llegar al tocador tomo las llaves del agua y aferrandose a ellas comenzó a sollozar.

- ¿Que tienes? ¿Estas bien? -pregunto Cam acercándose a ella.

- Ay Bren, a veces por tonterías dejamos ir al verdadero amor, y después aun más estúpidos no luchamos por él, un buen día volteamos y nos damos cuenta que lo perdimos para siempre - comenzó a decir - Buscamos en otras personas, lo que teníamos, pero jamás lo encontramos tal cual. El es el hombre, yo lo sabía, yo lo sé, pero en vez de decírselo ¿que hice?, me fui con otro - dijo con una sonrisa irónica - No digo que lo que tuve con Wendell estuviera mal, de hecho fue maravilloso, el es muy bueno en la cama. Pero el no es EL - finalmente rompio en llanto. Lo único que yo pude hacer fue recibirla en mis brazos.

- Ange calma - hablo Cam, mientras tocaba su cabeza delicadamente - aun no lo has perdido, el está aquí, el es tu hombre - paro unos segundos, para buscar la botella que había traído consigo Angela, después de un momento seguido hablando - Yo en cambio hace mucho que no estado con alguien. Ahora me siento atada, y no es que no me guste estar con Michel, digo yo la cuide desde pequeña, soy su madre, pero ahora ella es una adolescente, y lo peor de todo es que ella es quien tiene novio... - dijo riendo con tristeza.

- Que este contigo, no significa que te olvides de ser mujer Cam - dijo Ange, alejándose de mí, limpiándose la cara - tú eres una gran chica, y tienes derecho a ser feliz. Ya verás que llegara un buen hombre a tu vida - se quedo pensativa por un rato y después continuo - ¿Oh quieres que llame a Grayson? - dijo poniéndose seria, provocando un gran silencio entre las 3, Cam me miraba a mí, y yo paseaba mi mirada entre las dos, hasta que Angela comenzó a reírse, provocando que Cam soltara el aire que retenía, para comenzar a reírse también. Yo no sé en qué momento de la conversación me perdí, pero me comencé a reír también.

- Y tu cariño, no tienes nada que decir - escuche a Ange, haciéndome callar.

- Yo solo soy una científica – dije moviendo mi cabeza en forma afirmativa.

- No, no, no, no, aquí eres solo una mujer, que busca la verdad, que quiere creer, con un gran corazón, que para ser sinceras quiere... - dijo Cam, sin poder terminar su discurso, al ser interrumpida por mí.

- El AMOR no existe, todos los sentimientos son irracionales, provocados por reacciones químicas creadas en nuestro cerebro - dije, tomando la botella que sostenía Cam.

- Bueno entonces déjate llevar por esas reacciones, por algo están ahí ¿no?- concluyo Ange, confundida por sus propias palabras.

- No quiero lastimarlo - dije volviendo a beber de la botella.

- Créeme que lo lastimas más al negarle la oportunidad - dijo Cam. Me gire al espejo para evadir la mirada de las chicas, mientras mojaba un poco más mi rostro.


- ¿Están ahí? - se escucho una voz masculina proveniente de la puerta del baño.



Por Booth

- Ay que inoportuno eres Booth – dijo Angela mientras salía del baño – te dije que la señorita iba a estar perfectamente.

- Se tardaron demasiado, solo vine a cerciorarme – conteste esperando a que saliera Huesos de los sanitarios.

- Estábamos hablando de hombres – me dijo, al aparecer por la puerta, al mirarla pude notar que sus ojos estaban enrojecidos, al parecer había llorar.

- ¿Te encuentras bien?, ¿De quién hablaban?, ¿De Hanker?, ¿Acaso te hizo algo?

- Booth son demasiadas preguntas, y no hablaba de Hanker, el no tiene nada que ver en esto.

“Entonces de ¿quién?, Huesos no es de las chicas que lloran por un hombre, ¿Habrá otro hombre en su vida?” pensaba Booth, mirando a las chicas que se dirigían a la mesa en la que se encontraba Hodgins. El fondo musical ahora estaba a cargo de una mujer, que cantaba tristemente “En su lugar”

Al acercarse a la mesa, escucho la conversación que mantenían los chicos.

- No sé cómo pueden haber tantas canciones, siendo el subproducto de la mente de una persona, que supuestamente expresa sus sentimientos – decía Brennan

- Ay Brennan no me digas que nunca te has identificado con alguna canción – dijo la artista algo exasperada por la afirmación de la antropóloga - las canciones son el conjunto de sonidos provenientes de una armonía que al ser unida con una letra, dan como resultado una hermosa expresión de lo que pensamos

- Angela, acabas de repetir lo que dije

- ¿A sí?

- Bueno el punto es….

- El punto es que, si hablas de canciones de amor, la experiencia nos dice que, algunas se refieren a un mismo sentimiento – dije cortando a Ange – amor, desamor, rechazo, cobardía, celos, tristeza, alegría, todo tipo de sensaciones que cada uno de nosotros vive día a día. Y eso es lo bueno, saber que alguien más de un modo u otro, pasó por lo mismo, y que al poder expresar sus sentimientos se liberó. Créeme que algunas personas podrían intentar hacer eso.
“Tienes que entender
Que no fue mi intención,
Es algo en mi interior
No debo negármelo.
Es un desastre lo vez
Te lo dije una vez que podría morir
Siento pena por mi corazón
Si me dices adiós
Y me cuesta pensar”

- Entonces tú podrías escribir una canción acerca de lo que para ti es el amor, expresando tu idea equivoca del por qué se genera y cuáles son los pasos a seguir para poder tener una relación monógama – me dijo con una sonrisa en su boca.

- Pues aunque no lo creas sería una buena idea

- Chicos, por favor no empiecen a pelear, harán que desde ahora me duela la cabeza, y espero pasar por ese proceso más adelante.

- Creo que por lo mismo, es hora de que nos vayamos – dijo Hodgins, antes de que se les ocurriera pedir otra botella.

- Anda Huesos, vámonos – le dije tomándola por el brazo para que se levantara.

- ¿Tú me vas a llevar a mi casa? – me pregunto con una sonrisa no muy normal en ella, algo así como con una sonrisa picara.

- Bueno si quieres que te lleve Hodgins no hay problema.

- Hodgins tiene que llevar a Angela – me susurro al oído – para que ella le diga que él, es el hombre – termino diciéndome totalmente pegada a mí.

- Oiga, ustedes, no se olviden de mí – dijo Cam mientras intentaba levantarse – Creo que soy, el mal tercio.

- ¿El mal tercio? – pregunto Huesos

- Si me refiero al acompañante incomodo

- No te preocupes Cam, yo te llevo – le dijo Hodgins – Tu casa está cerca, primero te paso a dejar a ti y luego a Ange.

- ¡¡¡Esa es una estupenda idea!!! – grito la artista.

- ¿Dónde está mi cartera? – pregunto Huesos, pues mientras yo la deje de ver, ella había sacado todas sus cosas del bolso, encontrándose todas ellas regadas en la mesa.

- No te preocupes Bren, yo pagó – le indico Hodgins, enseñándole su tarjeta de crédito dorada.


-Ay Huesos, mira ya tiraste todo – dije levantando las cosas del piso, mientras simultáneamente la agarraba para que no se callera. Cuando empezamos a caminar ella subió uno de sus brazos hasta mi cuello.

- Espero que no te moleste la cercanía – me dijo cerca del oído.

- Por supuesto que no – le dije sin voltear a verla, pues era más que claro que tenerla cerca no me molestaba, pero si me llenaba de una sensación que recorría todo mi cuerpo, y la cual tenía que reprimir con todas mis fuerzas – Vamos Bones súbete a la camioneta.

No paso mucho tiempo, para que ella se quedara dormida. Mi Huesos, siempre tan linda, siempre tan lógica, siempre tan científica, tan inteligente. ¿Cómo podría vivir sin ella?, ¿Pero, como podría vivir a su lado, sin poder hacerla mía?

Por Brennan

- ¿Qué pasa? – dije un poco malhumorada, al sentir que tocaban suavemente mi hombro.

- Ya llegamos, te ayudo a bajar – dijo Booth apenas abrí mis ojos, el ya estaba tomando la manija de su puerta para salir del auto.

- ¡¡¡NO!!! Espera – tome su brazo, jalándolo para que se girara de nuevo. Tardo unos segundos en voltear totalmente, cuando al fin lo hizo, sus ojos me miraron de una forma, que interprete como un “no sigas”, pero no me puedo detener este es el momento - ¿Podemos hablar?


- Huesos ahora debes descansar, mañana hablamos.


- Mañana no tendré el valor de decirte todo lo que quiero que sepas – le dije riéndome, pues tenía que liberar mis nervios.


- Creo que a ti no te hace bien beber mucho

- Puede ser, la primera vez que me emborraché contigo, quería que tuviéramos sexo – negué con la cabeza, esa no era la mejor forma de comenzar esta charla, desvié mi mirada hacia las luces de la calle vacía, que por un momento comenzaron a dar vueltas.

- Huesos yo…
 

Por Brennan


- Y ¿Ahora qué? – dije quitándome la corbata de la cabeza.


- Bueno pienso que deberías darte una ducha, tomarte un café bien cargado y dormir…


- ¿Qué? – le dije interrumpiéndolo.


- Temperance esto no es un juego.


- Tu dijiste que querías jugar – le dije algo molesta por el cambio que le dio a todo.


- Sí pero, yo no quiero solo acostarme contigo y lo sabes bien.


- Y yo digo que quiero estar contigo, a lo mejor estaba borracha, pero con todo esto, creo que mi nivel etílico a disminuido.


- No quiero que mañana despiertes y te arrepientas.


- Eso no pasara, ¡Hagamos algo! – le dije de repente – hare la primera parte de tu plan, me duchare y tomare un café, lo de dormir quizás lo haga después; tú me esperaras en la piscina.


- ¿Estás segura de esto? – pregunto algo confundido por mi repentina idea.


- Estoy tan segura, como lo estoy de que soy la mejor antropóloga forense del país.


- Ahora si me queda claro, bueno te estaré esperando… - dijo dirigiéndose a la puerta, la cerro y escuche como pedía el elevador que en poco tiempo se abrió y se cerró. Estuve tentada a asomarme por la ventana para cerciorarme si no había cambiado de opinión. Si al final había decidido irse.


Pero no lo hice, deje que la adrenalina me llevara hasta el baño donde me desvestí y me metí en la ducha. Preguntas pasaban por mi mente pero decidí hacer lo que él me había dicho hace tiempo, poner mi cerebro en punto ciego y solo vivir el momento.


Al salir de baño, un dilema se presento ¿Qué debía ponerme? Quería que fuera algo lindo; recordé una pequeña bolsita que Angy me había regalado en mi cumpleaños. Dentro de ella se encontraba un conjunto perfecto para la ocasión, encima solo me puse un blusón largo pero muy translucido de color azul, todo combinaba a la perfección.


Salí de mi recamara y me dirigí a la cocina, me prepare una taza de café y ahí por primera vez el peso de todo lo que iba a hacer cayó sobre mí…






Por Booth






Se abrió la puerta del elevador, pero no me moví. En el momento en el que cruzara no abría vuelta atrás. Si me quedaba mi más grande sueño se haría realidad. Si me iba echaría por la borda 6 años de amistad…






Al final la puerta se cerró dejándome solo en la obscuridad de la noche, apenas iluminada por las luces de la ciudad.






No supe cuanto tiempo paso, cuando de pronto una sensación extraña me invadió, ella, MI Huesos, estaba detrás. Al voltearme y verla ahí parada una alegría inmensa lleno mi ser. Solo ella y yo.


- ¿Por qué tardaste tanto? – le pregunte.


- Apenas me tarde algunos minutos – dijo sin darse cuenta del verdadero significado de mi pregunta.


- No hablo de este momento, hablo del tiempo que tardaste en regalarme esta noche.


- Bueno digamos que no me había dado cuenta de que era lo que en verdad quería – dijo acortando la distancia – Traje una botella de vino, solo es para brindar… no creas que quiero volver a emborracharme.


- Y ¿Por qué vamos a brindar Dra.?


- Porque esta noche solo vamos a ser Seeley Booth y Temperance Brennan


- Eso me parece perfecto.


-Y dime ¿Qué te parece este lugar? – dijo dejando las copas en una pequeña mesa, mientras yo destapaba la botella.


- Es fantástico ¿Cuánto dinero han invertido en esto? – pregunte al apreciar lo bien amueblado que estaba el piso. Pues aunque la alberca ocupara un gran espacio de la estancia la decoración alrededor de esta hacia que pareciera un paraíso.


- Bueno la verdad no tengo idea, solo sé que los inquilinos se reúnen para hacer presupuestos y recolección de fondos para acondicionar el lugar, yo solo doy el monto que ellos me indican.


- Pues gracias a eso Parker disfruta mucho viniendo a este lugar.


- Que bien espero que puedan venir en otra ocasión para que los acompañe – dijo desviando la mirada.


- Eso nos agradaría mucho


- Ahora déjame ver, ¿En donde se encuentra el estéreo? Eh escuchado que este lugar está bien equipado para todo tipo de ocasión – Se dirigió a un gran armario que al abrirlo dejo a la vista un gran equipo de sonido.


- Wow que es todo esto, parece una discoteca – No contesto pero en poco tiempo empezó a sonar una melodía clásica. Y esto era el indicador de que el juego estaba a punto de comenzar.

(Narrado en 3ra persona)



– ¿Bailamos? – pregunto Booth.


– Claro – contesto ella que se dejo mecer alrededor de la piscina.


– Aun crees que esto es correcto.


– Creo en ti


– Sabes pienso que aun estas bajo los efectos del alcohol.


– No Booth, creo en ti, y no lo digo solo por decirlo, en repetidas ocasiones me has demostrado que en ti puedo confiar…


– Gracias Huesos – fue lo único que pudo decir, pues sus labios fueron oprimidos por los de ella, que pronto buscaron su espacio dentro de su boca.


– Aun no lo puedo creer – volvió a decir Booth que veía a Brennan como si fuera lo único que existía en el lugar.


– Esto no es un sueño Booth, esto es la realidad – le dijo con una gran sonrisa mientras se iban acercando a la piscina, y cuando Booth menos lo esperaba Brennan lo empujo


– ¿Ahora me crees? – pregunto ella con cara inocente.


– Ay Huesos este era uno de mis mejores trajes. Pero si ya te creó. ¿Quieres venir a probar el agua?

Sin darle respuesta Brennan corrió hacia la puerta, le puso seguro y apago las luces teniendo como única iluminación las luces de la ciudad y el brillo de la luna, que era el único testigo del acto de amor más esperado por dos almas.

– Tendré que quitarte ese traje, para ver si aun se puede salvar – le dijo ella quitándose el blusón, se metió a la piscina con un clavado muy ágil y así sumergida llego hasta donde estaba Booth que la recibió con un beso.

.


.


.

Y así empezaron a romper las leyes de la física y por primera vez Temperance se dejo llevar y entendió que el sexo no siempre es la mejor parte del acto si no solo una pequeña parte de la grandeza de HACER EL AMOR….
.


.


.

Después de un rato de estar en el agua, decidieron que era momento de regresar al apartamento de Brennan para seguir con la diversión.

– Brenn y ¿cómo crees que vamos a bajar?


– Pues por el elevador Booth por ¿donde más?


– Si no te has dado cuenta, estamos desnudos, alguien nos puede ver.


– Seguramente no habrá nadie por los pasillo a esta hora, muchos están durmiendo – le dijo divertida, caminando en dirección de las escaleras para salir de la piscina – Pero déjame decirte que estas de suerte, en aquella cajonera, ahí toallas de todos tamaños y colores.


– Serías tan amable de pasarme una.


– No


– Y se puede saber porque te niegas a hacerme ese favor – le dijo el recorriendo el mismo camino que segundos antes ella había hecho.


– Porque quiero que tu vengas por ella – dijo poniendo las manos en sus caderas, dejando que el viera su cuerpo completamente desnudo.


– Ok, lo que la dama pida – dijo con una sonrisa, saliendo del agua tal y como Dios lo trajo al mundo, provocando que Brennan se mordiera los labios y sonriera de forma boba.


¬ wow que buena vista, tal y como lo recordaba


– O si, te refieres a aquella vez que irrumpiste en mi baño.


– Pero bueno ese es solo un recuerdo, esto es mucho mejor – dijo acercándose a él, poniendo sus dos manos en los grandes pectorales del hombre.


– Pues yo no tenía el honor – dijo el, atrayéndola aun más.


– Es mejor que bajemos, ya que alguien por no sé qué motivo aparente puede subir y encontrarnos en estas fachas ¬– dijo ella separándose de él.

Tomaron dos toallas y después de recoger sus pertenencias bajaron a la habitación de Brennan para seguir explorando el cuerpo del otro…


El camino se hizo eterno, Booth solo tenía enredada la toalla de la cintura para abajo y Brennan del pecho, pero en todo el trayecto sus manos estuvieron unidas, manteniendo la promesa del mañana que los esperaba….


Al día siguiente el primero en despertar fue Booth, quien después de una gran noche lo único que tenía que hacer, era comprobar que nada, absolutamente nada había sido un sueño.

– ¿Arrepentida? – pregunto al darse cuenta que la mujer con la que había pasado la noche estaba despierta.
– Un poco – contesto sin despegar la cara del pecho de Booth.
– ¿Por qué? – pregunto de nuevo el, pero ahora con un ápice de dolor.
– Por no haberlo hecho antes – le dijo ahora levantándose para buscar sus labios, dándole un tierno beso.
– Me vas a volver loco – dijo, acomodándole un mecho de cabello.
– Podría decir que esta mañana es excelente, pero me duele mucho la cabeza – dijo dejándose caer de su lado de la cama.
– ¿Por qué será? Oh acaso por que ayer tomaste más de la cuenta
– Ey creo que tú eres el menos indicado en reclamar, al ser el mayor beneficiado
– Eso es cierto, así que como recompensa te traeré un café y después te llevare a desayunar.
Dicho esto se levanto se puso una toalla y salió de la habitación.

Sin demorarse demasiado regreso con una charola con dos tazas de café y pan tostado.
– Aquí tienes Bren… – le entrego la tasa, y después se sentó de nuevo en la cama – ¿Puedo preguntarte algo?
- Esta mañana amaneciste con muchas preguntas, mmm te daré la oportunidad de una más.
– ¿Aun quieres tener un hijo mío? – pregunto de forma casi inaudible, preocupado por la respuesta, sabiendo que presionarla no era buena opción.
Ella al escucharlo dejo de beber café y se lo quedo viendo, el se sintió como aquellos huesos que ella analizaba tratando de encontrar alguna deformidad.
– Para ser sincera, aun lo deseo – contesto por fin, haciendo que Booth soltara el aire que retenía – pero me gustaría esperar un tiempo.
– ¿En verdad? ¿Por qué quieres esperar?
– La primer pregunta ya la conteste y solo tenías oportunidad de una pregunta, pero bueno el motivo por el que me gustaría esperar, es porque ahora quiero disfrutar un poco de esto – dijo acariciando con su mano el pecho de él.
– mmm que interesante te resulto adictivo, está bien Bren, tu solo dime cuando quieras que te haga el favor.
– Ahora resulta que tu me vas a hacer un favor, si es así puedo ir a la clínica y pedir la inseminación artificial, aun esta la muestra que dejaste.
– Ay Huesos no hables así, eso no va a ser necesario ya que todo se puede hacer de la forma natural.
Brennan no dijo nada mas, pero espero hasta que él se paro para lanzarle una almohada, fue un intento fallido ya que el la esquivo, cuando él estaba a punto de lanzarle otra su celular empezó a sonar.
– Booth – dijo tomando la llamada.
– …
– ok voy para allá – dijo cerrando su celular
– ¿A dónde vas? dijiste que me ibas a llevar a desayunar.
– Tengo que pasar por mi compañera la Dra. Temperance Brennan, tenemos un caso.
– Ay no pero si apenas ayer cerramos uno, además al parecer su compañera está un poco indispuesta.
– Por eso Cam quiere que pase por ella a su apartamento, para ver qué tal se encuentra y la lleve al instituto.
– ¿Y ahora que va hacer agente?
– Antes que nada tenemos que decidir algo, les diremos a nuestros amigos que estamos juntos – dijo él, sin hacer la pregunta que realmente quería formular ¿Somos pareja?
– Hoy no tengo ganas de ganas de contestar más preguntas por parte de Angela
– Yo creo que se van a dar cuenta
– No tienen por qué darse cuenta Booth, nuestra relación en el trabajo no tiene por qué cambiar ni el instituto o el FBI, no tendremos muestras de afecto.
– Tampoco los hagas ver como si fuéramos animales que solo buscan un contacto físico, nuestra relación va a cambiar, Sweets dirá que la relación de compañerismos que tenemos sufrirá una alteración.
– Y desde cuando le haces caso a Sweets, y ya que estamos hablando de esto quisiera aclararte algunos puntos; yo no voy a dejar de hacer cosas, como acompañarte al trabajo de campo o dejar un caso solo por qué tu consideres que es riesgos.
– ok Brennan entiendo que quieras tu libertad, y yo voy a tratar de respetarla, pero también tienes que aprender a compartir, ahora estamos juntos y lo que tu elijas me afecta a mí y viceversa. Y tu seguridad como mi compañera o como mí… pareja será lo más importante dentro y fuera del trabajo.
– Esta bien, por ahora no diremos nada a los chicos
– Y me podrías decir por qué no quieres que sepan
– Digamos que solo quiero demostrarles que aunque tú y yo hayamos estado juntos, nuestra relación profesional no se afectara, por consumar la tensión sexual por la que tanto estuvieron especulando. Pero te prometo que en cuanto terminemos este caso les decimos ¿Qué te parece?
– Me parece perfecto, ahora qué opinas si nos vamos a bañar, tú te preparas y luego nos vamos a mi apartamento por mi ropa.


Una hora después ya se encontraban en el estacionamiento del Jeffersonian
– Un último beso – dijo Booth acercándose lentamente a Brennan.

– Solo uno (beso) recuerda que nuestra misión será no que no se den cuenta.
– Una misión imposible – exclamo Booth, arqueando una ceja.
– ¿Por qué pones esa cara?
– Es la cara del agente 007, Huesos
– Bond James Bond
– Exacto
– Creo que tendré que ver esa película
– Si quieres un día la rentamos – dijo él, bajando de la SUV.


A la entrada del gran laboratorio los amantes se miraron por última vez, con deseo y amor. Para convertirse solamente en la Doctora Temperance Brennan y el Agente Seeley Booth.

En una de las bancas de la entrada se encontraba Cam.



– No te ves nada bien – le dijo Booth apenas la vio.


– Creo que mi cabeza va a estallar – dijo mientras observaba a Brennan – lo que al parecer a Brennan no le pasa. Y eso que toma igual o más que yo.


– Bueno eso es imposible Cam, ya que el dolor de cabeza resulta de la dilatación de los vasos sanguíneos pero eso no quiere decir que tu cabeza explote, además de la disminución de glucosa en la sangre y del efecto que producen algunas sustancias vasodilatadoras tiamina e histamina en el organismo, así como por la deshidratación, pero eso tu ya lo sabes ¿no? – dijo al ver la cara de Cam, para que dejara de hablar – Y bueno las personas reaccionamos diferente a la acumulación de alcohol en la sangre, existen variaciones en las cantidades que producen ese estado: aun en una misma persona, la misma cantidad de alcohol en ocasiones puede provocar intoxicación y en otras no. Mentiría si te digiera que no tengo jaqueca.


– Ok ya entendí usted no tienes problemas ceberos con el alcohol, o tiene algún remedio mágico, acompáñenme al 2do piso – se paro y camino seguida por Booth y Brennan, que conocían con exactitud el remedio, y estaban dispuestos a aplicarlos en cuanto pudieran.


Al llegar a la sala de juntas vieron a Angela y Hodgins.


– Angy ¿Te encuentras bien? – pregunto Temperance al ver su amiga recostado sobre uno de los sillones.


– No – dijo, parándose poco a poco y caminando hasta llegar a su lado – Soy un fiasco… ayer cuando llegamos a mi casa, Hodgins me dijo que me quería y cuando yo estuviera lista, podíamos volver y entonces yo le dije que ya estaba lista y cuando el momento hot empezó… me quede dormida… No te rías Temperance a cualquiera le puede pasar, seguramente tu en vez de aprovechar la noche con el tigre, te dormiste apenas llegaste a tu cama.


Booth que había escuchado todo el relato empezó a reírse.


– ¿Qué es tan gracioso Booth? – pregunto Angy enojada.


– Pobre Hodgins lo dejaste con las ganas – contesto, con tan solo una parte de verdad ya que lo que más gracia le había causado era lo equivocada que estaba Angy, al suponer lo que su amiga había hecho la noche anterior.


– Hombre no te rías que si no nos hubieran hecho venir hoy, estaríamos disfrutando del reencuentro.


– Bueno ya chicos, Ange, Brennan, aquí hay un remedio muy bueno para curar la borrachera, tómenselo, pronto llegaran los cuerpos.


– ¿Ya fueron por ellos? – pregunto Brennan mientras tomaba uno de los vasos de la mesa.


– Sí, los encontraron cerca de una vías de tren, así que querían quitarlos rápido, para que la gnete no se alarmara.


– Que asco, ¿Qué es esto Cam?, esto huele horrible.


– Y sabe peor, es mejor que se lo tomen rápido.


Las tres mujeres empezaron a tomar el líquido rojo que salía de los vasos, la primera en dejar de tomar y correr al sanitario fue Angela. Cam y Brennan aun tomaban del vaso, enfrascadas en una pequeña competencia para ver quien aguantaba más. Sin poder seguir Cam corrió en dirección a los baños.


– Termine – grito Brennan, depositando el vaso en la mesa… pero antes de que pudiera decir o hacer otra cosa, termino corriendo detrás de Cam y Angela.


– Huesos, ¿Estás bien? – pregunto, siguiéndola hasta la puesta.


Exactamente 5 minutos después la puerta se abrió dejando ver a las 3 mujeres.


– Esto parece un deja vu – comento Booth al recordar la noche anterior – ¿Cómo están?


– Al parecer ese remedio de Cam es milagroso – dijo Angela con un mejor semblante.


– Pues ahora a trabajar – pidió Cam al ver llegar a un equipo del F.B.I.


Al bajar, todos se dirigieron a la plataforma en donde ya había dos cuerpos.


– Agente Booth que bueno que lo veo, estuvimos llamándolo en la madrugada para que se encargara de esto, pero nunca nos contesto – dijo Roche un agente de avanzada edad.


– Tenía el celular apagado, fue un descuido mío. De ahora en adelante me hare responsable del caso.


– Eso no será necesario. Yo estoy a cargo.


– claro que no, yo soy el enlace del F.B.I. con el instituto.


– Agente Booth no estuvo cuando se le requirió, así que le repito el caso es mío.


– Disculpe, pero yo no pienso trabajar con otro agente que no sea Booth – intervino Brennan.


– Mire Doctora, usted no está en posición de reclamar nada, ayer por la noche se les llamo a los dos y ninguno tuvo al cortesía del responder al llamado. Tampoco crea que usted es la única que puede ayudar con la identificación de los restos.


– No la única pero si la mejor.


– Le informo que el caso lo llevara el Antropólogo Forense Bunner – dijo señalando a un hombre que se había mantenido a la entrada de la plataforma. Era alto, de complexión atlética, de pelo negro sin ser demasiado largo, su piel era morena y sus ojos eran de un gris claro.


– Agente Roche, yo sí creo que Temperance es la mejor en nuestro campo, además de su vasta experiencia en el trabajo de campo con el F.B.I. – dijo el hombre acercándose lentamente.


– Paul? – dijo ella, estudiando el rosto del chico.


– Sorprendente Temperance pensé que no me recordarías – se acerco para darle un abrazo.


– Es un gusto volver a verte – contesto Brennan finalizando el contacto.


– Huesos, veo que lo conoces, no nos vas a presentar – protesto Booth.


– El fue mi compañero, en los últimos semestres del Doctorado.


– Tantos años y mira donde nos encontramos


Brennan iba a seguir con la conversación pero al notar la cara de Booth, contesto a su petición anterior.


– Paul, te presento a mi compañero el Agente Seeley Booth.


– Mucho gusto Seeley, así que llevas 5 años en compañía de esta hermosa mujer, que suerte la tuya – dijo mientras le extendía la mano para saludarlo.


– Ni te imaginas cuanta suerte tengo.


– Ella es Cam la jefa del departamento – continuo Brennan al notar la tensión generada por Booth – Ange se encarga de la reconstrucción facial y de la elaboración de los distintos escenarios y Hodgins es etnólogo.


– Es un buen equipo, que te parece si te propongo al algo Temperance, para que por lo menos aquí no haya conflicto, quisiera incorporarme al equipo, digamos que sería como tu ayudante, no me niegues la oportunidad de estar al lado de la mejor. Además son dos cuerpo piénsalo podrías encontrar al asesino más rápido.


– Por mí no hay problema, espero que para Cam tampoco.


– Creo que está bien, sería de gran ayuda.


– Agente Booth creo que nosotros tendremos que arreglar esto con nuestro jefe inmediato – dijo Roche


– No creo que sea necesario, pero vamos para que lo confirme por usted mismo, yo soy el UNICO que entiende a los nerds… mmm Huesos puedo hablar contigo un momento – sin recibir una respuesta la tomo del brazo y la empezó a jalar a su oficina.


– Uy desde cuando no podemos escuchar sus múltiples peleas… – se quejo Angela, sin recibir respuesta alguna.


Continuara...


Hola amigos una disculpa por no actualizar el fic en lo que se refiere al blog, pero esta historia a seguido su curso en Fanfiction; les dejo el enlace para aquellos que quieren saber que paso con Booth y Brennan. 


La verdad es que el fic no esta terminado pero prometo que algún día lo estará... jejejejeje


Tequila, secretos y amor Chapter 10: Vamos a comer, a bones fanfic - FanFiction.Net

2 comentarios:

Gimena dijo...

Hola soy una fanática d Bones pero es la primera vez q entro a este blog, muy bueno tu fic, ojala lo puedas continuar, felicitaciones y gracias x hacernos más llevadera la espera.

Anónimo dijo...

Hola Andie:
Ya lei tu fic, de verdad me gusto, es excelente, tienes una gran narrativa e imaginacion.
Felicidades y continua =D

Perdon por comentar apenas, pero sali y acabo de regresar a Mexico.

Saludos
Ghostgirl