Se ha producido un error en este gadget.

agosto 31, 2010

¡¡¡TEQUILA!!!

Hola ¿qué tal como están?
Bueno como recibí lindos comentarios sobre el último capitulo, me anime a subir el siguiente, ofreciendo una disculpa por haberme tardado tanto en continuar con la historia, pero como bien lo dije hasta no volver a las clases tediosas la inspiración no iba a llegar a mí. Además de estar emocionada por el próximo estreno de la 6ta temporada, que aunque al principio se ve algo amarga, ya veremos de qué manera nos sorprenden.
Por lo pronto espero que disfruten de este capítulo que bueno narra lo que yo tanto eh estado esperando, pero guardando el verdadero momento para vivirlo con los personajes de carne y hueso. Bueno si algún día nos dan ese regalo.


Creo en tí


Disclaimer: Bones pertenece a la cadena Fox.


Capitulo anterior…


- Ahora déjame ver, ¿En donde se encuentra el estéreo? Eh escuchado que este lugar está bien equipado para todo tipo de ocasión – Se dirigió a un gran armario que al abrirlo dejo a la vista un gran equipo de sonido.
- Wow que es todo esto, parece una discoteca – No contesto pero en poco tiempo empezó a sonar una melodía clásica. Y esto era el indicador de que el juego estaba a punto de comenzar.


(Narrado en 3ra persona)


– ¿Bailamos? – pregunto Booth.
– Claro – contesto ella que se dejo mecer alrededor de la piscina.
– Aun crees que esto es correcto.
– Creo en ti
– Sabes pienso que aun estas bajo los efectos del alcohol.
– No Booth, creo en ti, y no lo digo solo por decirlo, en repetidas ocasiones me has demostrado que en ti puedo confiar…
– Gracias Huesos – fue lo único que pudo decir, pues sus labios fueron oprimidos por los de ella, que pronto buscaron su espacio dentro de su boca.
– Aun no lo puedo creer – volvió a decir Booth que veía a Brennan como si fuera lo único que existía en el lugar.
– Esto no es un sueño Booth, esto es la realidad – le dijo con una gran sonrisa mientras se iban acercando a la piscina, y cuando Booth menos lo esperaba Brennan lo empujo
– ¿Ahora me crees? – pregunto ella con cara inocente.
– Ay Huesos este era uno de mis mejores trajes. Pero si ya te creó. ¿Quieres venir a probar el agua?


Sin darle respuesta Brennan corrió hacia la puerta, le puso seguro y apago las luces teniendo como única iluminación las luces de la ciudad y el brillo de la luna, que era el único testigo del acto de amor más esperado por dos almas.


– Tendré que quitarte ese traje, para ver si aun se puede salvar – le dijo ella quitándose el blusón, se metió a la piscina con un clavado muy ágil y así sumergida llego hasta donde estaba Booth que la recibió con un beso.


.
.
.


Y así empezaron a romper las leyes de la física y por primera vez Temperance se dejo llevar y entendió que el sexo no siempre es la mejor parte del acto si no solo una pequeña parte de la grandeza de HACER EL AMOR….


.
.
.


Después de un rato de estar en el agua, decidieron que era momento de regresar al apartamento de Brennan para seguir con la diversión.


– Brenn y ¿cómo crees que vamos a bajar?
– Pues por el elevador Booth por ¿donde más?
– Si no te has dado cuenta, estamos desnudos, alguien nos puede ver.
– Seguramente no habrá nadie por los pasillo a esta hora, muchos están durmiendo – le dijo divertida, caminando en dirección de las escaleras para salir de la piscina – Pero déjame decirte que estas de suerte, en aquella cajonera, ahí toallas de todos tamaños y colores.
– Serías tan amable de pasarme una.
– No
– Y se puede saber porque te niegas a hacerme ese favor – le dijo el recorriendo el mismo camino que segundos antes ella había hecho.
– Porque quiero que tu vengas por ella – dijo poniendo las manos en sus caderas, dejando que el viera su cuerpo completamente desnudo.
– Ok, lo que la dama pida – dijo con una sonrisa, saliendo del agua tal y como Dios lo trajo al mundo, provocando que Brennan se mordiera los labios y sonriera de forma boba.
¬– wow que buena vista, tal y como lo recordaba
– O si, te refieres a aquella vez que irrumpiste en mi baño.
– Pero bueno ese es solo un recuerdo, esto es mucho mejor – dijo acercándose a él, poniendo sus dos manos en los grandes pectorales del hombre.
– Pues yo no tenía el honor – dijo el, atrayéndola aun más.
– Es mejor que bajemos, ya que alguien por no sé qué motivo aparente puede subir y encontrarnos en estas fachas ¬– dijo ella separándose de él.


Tomaron dos toallas y después de recoger sus pertenencias bajaron a la habitación de Brennan para seguir explorando el cuerpo del otro…


El camino se hizo eterno, Booth solo tenía enredada la toalla de la cintura para abajo y Brennan del pecho, pero en todo el trayecto sus manos estuvieron unidas, manteniendo la promesa del mañana que los esperaba….


Bueno espero que no haya quedado ni muy conservador ni muy agresivo. Solo lo justo para que la imaginación de cada quien continúe con la escena jejeje.
Saludos
****chaito****

1 comentario:

Pam Cullen dijo...

Sabes...
eres mala y q se ma hae q los tequilas te los tomaste tu y no brennan jeje