Se ha producido un error en este gadget.

septiembre 11, 2010

¡¡¡TEQUILA!!!

¿Qué tal? ¿Cómo se encuentran? Aquí les traigo el siguiente capítulo de esta historia, esperando con ansias el 24 de Septiembre pues es el día en el que yo podre ver el primer capítulo de la sexta temporada, la verdad que es un gran regalo de cumpleaños volver a tener a Bones. Les comento que para esta historia ya tengo planeado el futuro, con más capítulos, pero espero que me digan que les parece, porque si no les gusta pues no tiene caso que yo siga escribiendo. Así que no olviden dejar sus comentarios.

Disclaimer: Bones pertenece a la cadena Fox.

Capitulo anterior…

(Narrado en 3ra persona)

Tomaron dos toallas y después de recoger sus pertenencias bajaron a la habitación de Brennan para seguir explorando el cuerpo del otro…






El camino se hizo eterno, Booth solo tenía enredada la toalla de la cintura para abajo y Brennan del pecho, pero en todo el trayecto sus manos estuvieron unidas, manteniendo la promesa del mañana que los esperaba….


.


.


.


Al día siguiente el primero en despertar fue Booth, quien después de una gran noche lo único que tenía que hacer, era comprobar que nada, absolutamente nada había sido un sueño.
– ¿Arrepentida? – pregunto al darse cuenta que la mujer con la que había pasado la noche estaba despierta.
– Un poco – contesto sin despegar la cara del pecho de Booth.
– ¿Por qué? – pregunto de nuevo el, pero ahora con un ápice de dolor.
– Por no haberlo hecho antes – le dijo ahora levantándose para buscar sus labios, dándole un tierno beso.
– Me vas a volver loco – dijo, acomodándole un mecho de cabello.
– Podría decir que esta mañana es excelente, pero me duele mucho la cabeza – dijo dejándose caer de su lado de la cama.
– ¿Por qué será? Oh acaso por que ayer tomaste más de la cuenta
– Ey creo que tú eres el menos indicado en reclamar, al ser el mayor beneficiado
– Eso es cierto, así que como recompensa te traeré un café y después te llevare a desayunar.
Dicho esto se levanto se puso una toalla y salió de la habitación.

Sin demorarse demasiado regreso con una charola con dos tazas de café y pan tostado.
– Aquí tienes Bren… – le entrego la tasa, y después se sentó de nuevo en la cama – ¿Puedo preguntarte algo?
– Esta mañana amaneciste con muchas preguntas, mmm te daré la oportunidad de una más.
– ¿Aun quieres tener un hijo mío? – pregunto de forma casi inaudible, preocupado por la respuesta, sabiendo que presionarla no era buena opción.
Ella al escucharlo dejo de beber café y se lo quedo viendo, el se sintió como aquellos huesos que ella analizaba tratando de encontrar alguna deformidad.
– Para ser sincera, aun lo deseo – contesto por fin, haciendo que Booth soltara el aire que retenía – pero me gustaría esperar un tiempo.
– ¿En verdad? ¿Por qué quieres esperar?
– La primer pregunta ya la conteste y solo tenías oportunidad de una pregunta, pero bueno el motivo por el que me gustaría esperar, es porque ahora quiero disfrutar un poco de esto – dijo acariciando con su mano el pecho de él.
– mmm que interesante te resulto adictivo, está bien Bren, tu solo dime cuando quieras que te haga el favor.
– Ahora resulta que tu me vas a hacer un favor, si es así puedo ir a la clínica y pedir la inseminación artificial, aun esta la muestra que dejaste.
– Ay Huesos no hables así, eso no va a ser necesario ya que todo se puede hacer de la forma natural.
Brennan no dijo nada mas, pero espero hasta que él se paro para lanzarle una almohada, fue un intento fallido ya que el la esquivo, cuando él estaba a punto de lanzarle otra su celular empezó a sonar.
– Booth – dijo tomando la llamada.
– …
– ok voy para allá – dijo cerrando su celular
– ¿A dónde vas? dijiste que me ibas a llevar a desayunar.
– Tengo que pasar por mi compañera la Dra. Temperance Brennan, tenemos un caso.
– Ay no pero si apenas ayer cerramos uno, además al parecer su compañera está un poco indispuesta.
– Por eso Cam quiere que pase por ella a su apartamento, para ver qué tal se encuentra y la lleve al instituto.
– ¿Y ahora que va hacer agente?
– Antes que nada tenemos que decidir algo, les diremos a nuestros amigos que estamos juntos – dijo él, sin hacer la pregunta que realmente quería formular ¿Somos pareja?
– Hoy no tengo ganas de ganas de contestar más preguntas por parte de Angela
– Yo creo que se van a dar cuenta
– No tienen por qué darse cuenta Booth, nuestra relación en el trabajo no tiene por qué cambiar ni el instituto o el FBI, no tendremos muestras de afecto.
– Tampoco los hagas ver como si fuéramos animales que solo buscan un contacto físico, nuestra relación va a cambiar, Sweets dirá que la relación de compañerismos que tenemos sufrirá una alteración.
– Y desde cuando le haces caso a Sweets, y ya que estamos hablando de esto quisiera aclararte algunos puntos; yo no voy a dejar de hacer cosas, como acompañarte al trabajo de campo o dejar un caso solo por qué tu consideres que es riesgos.
– ok Brennan entiendo que quieras tu libertad, y yo voy a tratar de respetarla, pero también tienes que aprender a compartir, ahora estamos juntos y lo que tu elijas me afecta a mí y viceversa. Y tu seguridad como mi compañera o como mí… pareja será lo más importante dentro y fuera del trabajo.
– Esta bien, por ahora no diremos nada a los chicos
– Y me podrías decir por qué no quieres que sepan
– Digamos que solo quiero demostrarles que aunque tú y yo hayamos estado juntos, nuestra relación profesional no se afectara, por consumar la tensión sexual por la que tanto estuvieron especulando. Pero te prometo que en cuanto terminemos este caso les decimos ¿Qué te parece?
– Me parece perfecto, ahora qué opinas si nos vamos a bañar, tú te preparas y luego nos vamos a mi apartamento por mi ropa.


Una hora después ya se encontraban en el estacionamiento del Jeffersonian.
– Un último beso – dijo Booth acercándose lentamente a Brennan.
– Solo uno (beso) recuerda que nuestra misión será no que no se den cuenta.
– Una misión imposible – exclamo Booth, arqueando una ceja.
– ¿Por qué pones esa cara?
– Es la cara del agente 007, Huesos
– Bond James Bond
– Exacto
– Creo que tendré que ver esa película
– Si quieres un día la rentamos – dijo él, bajando de la SUV.

A la entrada del gran laboratorio los amantes se miraron por última vez, con deseo y amor. Para convertirse solamente en la Doctora Temperance Brennan y el Agente Seeley Booth.

Bueno espero sus comentarios….

Saludos


****chaito****